Personalidad del Cerdo

No hay ningún signo en el Zodiaco chino que destaque tanto como el Cerdo por la sencillez y la gentileza. No es tan ambicioso como el Dragón, tan demagogo como el Mono y el Tigre, tan hechicero como la Serpiente, ni tan delicado como la Cabra. El Cerdo tiene un mundo interior impregnado de bondad, ternura y sensualidad. Es el signo más humano de todos.

El Cerdo es respetuoso y considerado. Nunca intenta imponerse transgrediendo la independencia de los demás. Acata la integridad y la dignidad ajenas como si fueran propias. Escucha atentamente lo que le cuentan, haciendo alguna pregunta o algún acatamiento, luego dará sus consejos o manifestará su solidaridad. Puede ser que sus observaciones no sean las más lúcidas del mundo, pero nunca se mantiene indiferente ni tampoco intenta obligar a aceptar sus criterios.

Su cordialidad se sale de lo que es común. Anfitrión efusivo, sumamente atento, te agasaja con lo mejor de su casa, esmerando el último detalle para que lo pases bien en medio de infinita sinceridad y gentileza. No lo hace con propósitos egoístas a la espera de que le correspondas lo mismo en el futuro o que le hagas un favor a cambio. En esto se parece un poco a la «gente del pueblo», espontáneo, afable y sencillo.

Indulgente, sabe perdonar los errores que se han cometido, sin guardar rencor aun cuando éstos le hayan afectado. Es consciente de que cualquier ser humano se equivoca, por lo tanto, hay que darle una oportunidad de corregir los desaciertos. El es el primero en tenderle la mano amistosamente siempre que reconoce la equivocación. Incluso le consuela animándole con unas palmaditas en la espalda. Esta generosa clemencia le permite salvaguardar las buenas relaciones con algunos amigos que se convertirán en su incondicionales colaboradores.

Su filosofía de vida está fundada en la tolerancia y la buena vecindad. Es el que mejor aguanta los caprichos, la insolencia, el agravio y las impertinencias de la gente que entra en su mundo. Está convencido de que la condescendencia crea la perfección y la convivencia pacífica. Siempre afable, estoicamente tolerante, no discute con nadie ni pelea por las ventajas personales. A veces se enfada ante una humillación, pero su furia va dirigida al mero acto ofensivo y no tomaría a quien lo haya hecho como un rival en la vida. No se le ocurrirá vengarse nunca. Es ingenuo, inocente y bienhechor. Su corazón no tiene cabida para la maldad. Su fácil compasión y su amplia hospitalidad lo hacen a veces víctima de los rufianes y embusteros.

El Cerdo es práctico y realista. Le fastidian las doctrinas dogmáticas y las fantasías utópicas, su mundo se circunscribe al presente, vive estrictamente la actualidad, disfrutando todo lo que le permiten sus órganos sensoriales. Es guloso y sensual, no se priva de nada que le permite disfrutar el placer terrenal, sin que esto trasciendan de la moral y la convención social. Para complacerle, no hace falta gran lujo ni gustos caros y refinados, porque se deleita con lo cotidiano e intrascendente.

Siendo materialista por excelencia, no es codicioso. Comparte generosamente lo que posee. Se conforma con lo que le toca tener, sin ambición de lucro por vías inmorales o ilegales. Naturalmente, tampoco tiene escrúpulo en llevarse un buen pedazo de tu pastel si se lo ofreces.

Este signo no está diseñado para ostentar modales refinados o un espíritu elitista. Carece de cultura exquisita y aguda sensibilidad por el arte y la filosofía. No es tampoco la persona apropiada para predecir el futuro, dada la poca visión que tiene del mundo. Sin embargo, es un artista para dar brillo a una vida opaca y proporcionar pequeños lujos dentro de la austeridad.

El Cerdo es afectuoso y enamoradizo. Tiene verdadera vocación por el amor. Cuando se enamora, es capaz de hacer cualquier sacrificio para deleitar al amado. Es apasionado y febril en sus relaciones emocionales. Disfruta intensamente la compañía y los actos eróticos. Una vez casado, es fiel y complaciente, esmerando el cuidado con el cónyuge. Es en el amor donde el cerdo se siente auténticamente realizado.

Hogareño, pasa mucho tiempo arreglando la casa o reparando alguna avería. Atento y condescendiente con los hijos, les contesta todas las preguntas con paciencia y cariño. Les corrige los defectos en un tono amigable, sin imponer nunca una orden a gritos. Es una agradable compañía tanto para los hijos como para el matrimonio, debido a su ternura y sinceridad. Tiene un hogar lleno de cariño, donde no falta ni el afecto ni lo esencial para vivir.

Profesionalmente, es serio, responsable y colaborador. Se desenvuelve mejor en los trabajos que no requieran mucha imaginación o lucubración cerebral: algún puesto técnico, administrativo o labores profesionales poco delicadas. Es muy honesto en los negocios, ya que se niega a la especulación y el defraude.

La mujer cerdo tiene la peculiaridad de ser extremadamente limpia y ordenada. Es independiente, digna y empeñada en la causa que quiere desarrollar. Es agradable, no sólo con los amigos, sino también con la gente que aún no conoce bien. Allá donde ella se encuentre, siempre surge un ambiente cordial y relajado. Se desvive para que los trabajos le salgan perfectos. Puede sacrificar horas de descanso, pero no permite que una labor quede a medias.

© 2017. Todos los derechos reservados | http://www.horoscopochinopara2017.com | Contacto | Politica de Privacidad