Personalidad del Dragon

Vigoroso, dinámico, lleno de vitalidad, el Dragón posee una inagotable fuente de energías. Tiene gran capacidad de trabajo y le gusta la eficiencia: lo que puede hacer hoy no lo deja nunca para mañana; lo que puede hacer él mismo no deja que lo hagan los demás.

Nacido para protagonizar gloriosas proezas o provocar desmesurados alborotos, el Dragón realiza esfuerzos colosales, emprende acciones continuas de gran envergadura para ejecutar su ambicioso proyecto. No se conforma con una existencia gris y una personalidad opaca, odia la mediocridad, prefiere fracasar en acciones heroicas antes de recobijarse en el confort egoísta.

Es altivo, soberbio, directo, extravertido, franco y arbitrario. Tiene un buen círculo de amigos que lo quieren y lo admiran. Le fastidian las expresiones indirectas y los rodeos embaucadores. Va al grano de una vez por todas. Manifiesta explícitamente sus pensamientos y sus intenciones, sin tapujos ni diplomacia. Odia la pedantería cursi o los discursos farragosos que no aclaran nada. Tiene un lenguaje sencillo, claro y directo.

Es abierto, tajante y tosco. Cuando se enfada, tiene mal genio y actúa con brutalidad. Se vuelve terco, irracional y arbitrario, como un huracán negro. Cuando se calma, se arrepiente de la violencia con la que ha actuado y pide disculpas sinceramente.

Su personalidad encierra escasísima envidia. Cuando te alabe, es porque realmente te admira, lo que es muy fácil y frecuente en el Dragón. No le gusta descalificar las virtudes ajenas, ni exagerar los defectos de los demás, con el fin de resaltar sus propios méritos. Es sincero y generoso a la hora de felicitar el éxito de los compañeros.

Es muy responsable. Parece que nace para asumir grandes responsabilidades. En China, tener el signo de Dragón es una de las ventajas que pesan en el momento de acceder a los puestos de mayor responsabilidad. En una familia numerosa, el hijo que lleva este signo del Zodiaco, aunque es el menor, tomará las riendas de los asuntos familiares, cuando los padres son ancianos y no pueden.

Carece de dotes extraordinarios para la reflexión filosófica; para él, hay tanto que hacer en el mundo que no queda tiempo para las disquisiciones existenciales o las aburridas discusiones escolásticas. Su concepción del mundo es superficial, intuitiva y totalmente empírica.

Su generosidad le permite tener muchos amigos, a quienes trata con franqueza y hospitalidad. Desinteresado, atento y dispuesto siempre a ayudar, el Dragón es un lujo de amigo. Nunca se preocupa por las cuentas bancarias de los amigos, los trata igual cuando son ricos o pobres. Para él, la amistad es sagrada. Entiende que una hazaña solitaria no puede cambiar el mundo, ni conformar una nueva tendencia social. Necesita la solidaridad de los amigos, quienes también la precisan.

Es hijo revoltoso y díscolo, sobre todo de pequeño. Pero cuida a los padres como nadie. Es exigente con sus propios hijos. Quiere que se formen con disciplina y rigurosidad, y que sean independientes lo antes posible. Es un buen amigo de los pequeños, pero no les consiente nunca sus caprichos. La mujer Dragón extrema la protección, atención y educación con sus hijos. Pone alma y cuerpo para su bienestar, dándoles todo lo que en su niñez no había podido disfrutar. Deposita excesiva esperanza en los pequeños, por eso se siente defraudada ante la rebeldía y el comportamiento incorrecto de ellos.

Tiene gran encanto en el amor: seductor, apasionado e irresistible. Cuando se enamora verdaderamente, se muestra excepcionalmente tenaz para conquistar su amor. Tiene un alto nivel de fidelidad en el matrimonio, aunque después de los primeros romances reduce su pasión por estar concentrado en sus grandes causas de la vida. Ño puede vivir en soledad, necesita a alguien que lo comprenda y comparta su amor y su delirio. No es fácil que un Dragón encuentre un verdadero amor, pero una vez encontrado, le entrega generosamente todo su corazón y lo ama para siempre. Ni la penuria ni la adversidad los puede separar.

La mujer Dragón es más liberal que las otras del Zodiaco. Asume un amplio compromiso social y es muy activa en las causas feministas, sindicales o de caridad. Le encanta la vida pública y andar por la calle. Odia toda clase de coacción, represión y discriminación con el sexo femenino. Cuida mucho la presentación, pero le fastidia el exceso en el arreglo personal y no gasta tiempo en buscar detalles que le creen sensualidad. Cree más en la belleza natural y en una equilibrada alimentación que en la cosmética. Le gusta la ropa cómoda y ancha que le permita la soltura de movimientos. Con un gran amor propio, es trabajadora, abnegada, honesta, noble y sacrificada, quiere granjearse el respeto y admiración de los demás. Se siente profundamente herida con cualquier desprestigio de su honor y denigración de su personalidad.

© 2017. Todos los derechos reservados | http://www.horoscopochinopara2017.com | Contacto | Politica de Privacidad